Archivos para julio, 2013

Pueblo Cabriado

El patriotismo que les dice,
que la paz,
que la democracia,
descansan en una urna
cada cuatro años.
La presidenta voló en su helicóptero,
mientras que con El Pueblo,
vuelan las aspiraciones a Repre-sentante,
los mismos que en cada fecha patria
juegan la misma cara de la moneda
llegar a volar en el helicóptero de la presidenta.
Los mismos que solo observan en la gente
un voto,
un esclavo,
una propiedad,
esos mismos que creen que con el Poder
podrán entregar al Pueblo,
lo que solo el poder se ha encargado de robar,
los que justifican el arsénico en el agua de guanacaste,
los desalojos de la finca el aguacate,
la privatización de las universidades,
la privatización de la educación de todoas loas hijoas de estas geografías,
el fin de la salud pública,
los que apelan a la buena conciencia del Bono Mortal,
institución benemérita de la economía mundial.
Esos hipócritas que siguen la democracia de arriba,
la burguesa,
la de esquiroles,
la de la conquista,
la que no es nuestra,
Como en el sur del norte nos dicen,
solo queda luchar por acracia, justicia y fraternidad,
más el Poder que se joda
con la Patria Costa Ri$a
zAlut

corazonezln
Al sur del corazón me dirijo,
ese lugar donde todos nos hacemos uno,
donde el norte no deja de ser sur
por estar “abajo y a la izquierda”.

Abajo es lo sencillo,
pero apasionado como cuando se hace el amor,
de izquierda porque se mira a todoas loas de abajo como hermanoas
y a los de arriba como depredadores.

Al sur del corazón se dirigen,
loas que quieren la dignidad rebelde,
dignidad porque es vida, lucha y pasión,
rebelde porque a cualquier ignominia desenmascara.

Al sur del corazón nos dirigimos,
porque sin vos mi/tu grito no avanza,
porque sin elloas no somos nada,
porque sin nosotros no podremos hacer el amor.

Porque sin mi, sin vos, sin elloas, sin nosotroas,
no podremos llegar al sur del corazón.
Con quien llegamos no lo sabemos,
pero lo cierto es que soloas no podemos.

El sur del corazón no tiene una geografía
y sin embargo son todas,
el sur del corazón no tiene jefes pero si gentes,
el sur del corazón tiene muertos asesinados por el poder,
el sur del corazón tiene memoria porque son nuestros muertos.

En el sur del corazón espero hallarte, tocarte y acompañarte.

La noche se detuvo,
con ella los coches abandonaron la vía,
el mundo enmudeció,
su boca suplicó.
En ese instante la gente desaparecía,
no existía nada más que ese momento,
espontáneo y desconocido,
totalmente efímero.
Cruzamos el camino,
me tomo con la confianza
que solo ese momento podía producir,
probablemente ella olvido sus nimiedades,
yo sin embargo las construí.
Concluyó el trazo del camino que recorrimos juntos,
sonrió y me miró,
intercambiamos nombres,
nos separamos sin perdernos la mirada,
cada vez más lejos
hasta perdernos de vista.
La mirada se abrió,
ahora la noche continuaba,
los coches seguían en la vía,
el mundo gritaba de desesperación,
y su boca no estaba para suplicarme.
Tal vez solo fui yo
rogando por esa boca en suplica,
porque todo callara,
porque se detuviera la noche,
en un ciclo sin fin de momentos espontáneos y desconocidos.